Clinica Veterinaria Mares


-???-

EL PARTO

Perras

Es difícil predecir el momento de parto, sobre todo sí no sabemos la fecha exacta de la cruza.
Generalmente la gestación dura 63 días, con un rango de 54 a 66 días. Todo esto es muy relativo, pero si la hembra sobre pasa los 67 días de gestación es bueno prevenir y consultar un médico veterinario.

La última semana de preñez se pueden advertir los cachorros y sus movimientos, sobre todo cuando la madre está echada sobre uno de sus costados. Para entonces ya debemos disponer de un lugar cómodo y cálido para que ella de a luz a su camada. Para este fin son muy útiles las ampolletas de rayos infrarrojos, la temperatura ideal al momento de parto es de unos 30º a 35º C; no debemos olvidar que los cachorros aun no han desarrollado su sistema termorregulador y un clima frío puede matarlos.

Se recomiendan generalmente las cajas de parto, esta deberá tener bordes de 10 centímetros de alto aprox., para que los cachorros no puedan escapar o caerse; o una casa a la que se le pueda levantar el techo para manejarlos. La cama puede estar compuesta por papeles picados, trapos viejos o aserrín, aunque este último es incomodo sobre todo en razas de pelo largo, ya que el polvillo de la madera se pega, enreda y ensucia el pelo, y la viruta de madera aunque es una excelente cama para perros de más de 2 meses y de pelo corto, no es recomendable ya que corta las almohadillas de los bebes, y las fibras de la madera pueden ser ingeridas por estos.

Luego se puede poner una cama de esponja, que este cubierta por una manta que se debe cambiar a diario.
Al momento del parto es bueno estar preparado y tener unas tijeras esterilizadas, esto se puede llevar a cabo hirviéndolas por 45mn, luego dejar enfriar el agua y agregar unas gotas de povidona yodada, puede ser muy útil una toalla.


Los primeros signos de parto son:


1. La hembra hace nido, aunque esto puede suceder 1 a 2 semanas antes.
2. La vulva aumenta de tamaño, y elimina una secreción transparente y cristalina.
3. Rechazo del alimento, aunque no siempre sucede.
4. La última semana la hembra puede tener una baja en la temperatura rectal de 38,1ºC a 37,5ºC esto puede advertirse en la mañana o al anochecer. Pero 48 a 24 horas del parto la temperatura baja a 37ºC, este es el signo más certero de un parto inminente.


Las contracciones indican que el trabajo de parto ha comenzado, estas se pueden visualizar fácilmente. Generalmente los cachorros nacen sin problemas, con intervalos de 2 horas, aunque en camadas grandes pueden ser pocos minutos. En este caso hay que ayudar a la madre a eliminar la membrana que los cubre, rompiéndola en la zona de la nariz, para dar lugar a la respiración.


Cuando se presenta un cachorro de pie, generalmente no hay problemas, pero en caso de que la cabeza quede atrapada en el canal de parto, se puede esperar a que se presente la siguiente contracción y ayudar a que salga manipulando al cachorro con 2 o 3 dedos (no olvidar ponerse guantes estériles). En estos casos es bueno avisarle al médico veterinario que el parto se presentará, para disponer de su ayuda rápidamente.

Algunos consejos

Entre un cachorro y otro se le puede ofrecer a la madre algún liquido para beber, como leche tibia con azúcar.


Es bueno que el parto sea presenciado, generalmente las perras se sienten más tranquilas cuando están acompañadas de sus amos (sin tumultos).

Sí la madre no elimina la membrana del cachorro el criador debe hacerlo rápidamente. El cordón umbilical puede ser pinzado o anudado, para luego cortarlo con 3 cm de longitud.

Se deben contar las placentas, 1 por cachorro, generalmente la madre se la come al nacer el crío. En caso que no salgan todas las placentas, o que la perra presente fiebre post parto, debe consultar a su médico.





Gatas

La preñez de la gata dura entre 57 y 63 días, pariendo normalmente el día 60 posterior al apareamiento. Hacia la semana número nueve de preñez disminuye su actividad y comienza a buscar un lugar cálido, tranquilo y solitario donde hacer su nido para tener a las crías. Este rincón que no es precisamente el que suele elegir el dueño.

Es normal que la gata muestre inquietud debido a la gran distensión abdominal. Su volumen le impide mantener la misma posición por mucho tiempo. Es asombroso ser testigo de este estado, ya que pueden verse los movimientos fetales en la mascota. Sabremos que el momento del parto está cerca cuando percibamos el aumento de tamaño de las mamas, un crecimiento debido a la acumulación de leche. También observaremos la zona perineal flácida y relajada.


Llega el gran día

24 horas antes de parir, la inquietud va en aumento. La gata no parará de caminar, intensificando su maullido a medida que el alumbramiento es inminente. Antes del momento crucial, disminuye la temperatura rectal y es posible que tu animal de compañía tenga un poco de decaimiento y pierda el apetito.


Se pondrá en una posición similar a la que toma cuando quiere expulsar materia fecal. Por las contracciones que realiza el útero, expulsará su primer gatito, que puede salir con o sin placenta. Esta especie de bolsa es de color oscuro y cada gatito tendrá su propia placenta, que si no se rompe sola, la madre se encarga de desgarrarla con sus dientes, al igual que el cordón umbilical. El nacimiento del primer ejemplar puede durar entre 30 y 60 minutos, y la expulsión se acompaña de un fuerte maullido.

El intervalo entre uno y otro gatito puede variar desde cinco minutos hasta una hora. Los dos primeros suelen nacer muy seguidos, pero la próxima expulsión tardará más. En ese intervalo la gata aprovecha para lamer vigorosamente a sus crías y a sí misma para limpiarse. Es conveniente dejarle cerca del lugar donde se producen los parto un recipiente con leche y comida, porque puede agotarse mientas está llevando a cabo esta acción. Algunas gatas comen y beben para reponer fuerzas.


No intervengas

El parto completo desde el primer hasta el último gatito puede llegar a durar 24 horas. Cuando las contracciones cesan la gata comienza con el cuidado de sus crías y se las acerca a las mamas para que se alimenten. Las placentas pueden salir al final del proceso y es normal que la gata se las coma. Este hecho puede provocarle un poco de diarrea, pero no es importante.


Recuerda que no es recomendable intervenir durante el nacimiento. Nuestra gata es capaz de hacerlo todo bien en solitario y, muchas veces, los dueños por ayudarla complicamos algo natural y maravilloso que nuestra querida mascota sabe realizar sin ningún curso previo. Si tienes oportunidad de compartir esta experiencia con tu animal de compañía, no lo dudes y disfruta del milagro de la vida.





-???- | -???-